19 de octubre de 2017

2518- ROMANOS EN EL ARCO ROMANO.

El pasado día 15 de los corrientes, el pueblo de Cabanes (Castellón) fue despertado por el atronador sonido de tambores y cornetas protagonizado por la "Guardia Romana de la Sang". Previo a esta llegada a Cabanes, la soldadesca cruzó el emblemático puente romano de Santa Quiteria, como uno más de los altos del séquito vila-realense en su ruta por lo monumentos romanos de la provincia de Castellón.

Esta agrupación, la más antigua y emblemática de la ciudad de Vila-real, fue fundada el año 1546. 
Puestos a recorrer los lugares más emblemáticos de la provincia, la Guardia Romana ha querido empezar por el monumento más afín a su nomenclatura: El Arco Romano de Cabanes que, junto a la Vía Augusta, se estima levantado en el siglo II de nuestra era y bajo el cual han desfilado los soldados del centurión Filipo di Monfort, que ha dirigido a las tropas perfectamente ataviadas.
Como se ha dicho antes, previo a las correspondientes paradas y fotografías frente al emblemático Arco Romano la soldadesca romana ha desfilado por diferentes calles de casco urbano de la Villa de Cabanes, con destino final en la Plaça dels Hostals. 
Como no podía ser de otra manera, autoridades y vecinos han aclamado a los visitantes. Bienvenidos. ¡Y volved siempre que queráis...!

RAFAEL FABREGAT

2517- MONASTERIO DE MONSALUD.

Naturalmente es ya un lugar exclaustrado pero, aún así, me parece una aberración que lugares con tanta historia sirvan como lugar para la celebración de bodas y banquetes, estando además en estado ruinoso. Todo es, sin embargo, al contrario de cómo lo pensamos algunos. No es que se olvide la historia que hay detrás de un monumento como éste, sino que es justamente al revés. La moda actual para la celebración de una boda, trata en este momento de buscar escenarios diferentes a cual más especial y absurdo. 

En 1138 el rey Alfonso VII de Castilla puso la primera piedra del Monasterio de Monsalud, pero no era exactamente el que nos ocupa, sino un cenobio mucho más modesto situado un poco más al norte a la orilla derecha del río Tajo, en el término municipal de Auñón y lugar ocupado actualmente por la ermita de Nuestra Señora del Madroñal. 
Apenas dos años después Juan de Treves, canónigo de la catedral de Toledo y arcediano de Huete, cedió terrenos en la próxima aldea de Córcoles para la construcción de un nuevo monasterio, sobre el emplazamiento de una antigua ermita que sin embargo se conocía por haber amparado cultos sanatorios de origen pagano. Se trataba pues de borrar el pasado errático del lugar y un numeroso grupo de frailes cistercienses procedentes de la abadía de Sacala Dei se prestaron a ello poniendo en marcha las obras de Monsalud.

Vista la buena predisposición de los frailes del Císter el año 1167 el referido arcediano amplió su donación entregando a la comunidad el señorío absoluto sobre la aldea de Córcoles y sus tierras que iban desde las orillas del río Guadiela hasta los términos de Pareja, Sacedón y Alcocer, confirmando la donacion el rey Alfonso VIII de Castilla. La leyenda cuenta que, tras la conquista de Cuenca a los moros, el propio rey acudió a Monsalud afectado por graves tristezas y dolencias de corazón ante la visión de tanta sangre derramada. Los frailes le ungieron con el aceite de las lámparas del Monasterio y de inmediato desaparecieron sus problemas, siendo éste el primero de los muchos milagros que ocurrieron en el lugar a lo largo de los años siguientes. También la Órden de Calatrava, estrechamente ligada con el Císter, tuvo algunos derechos sobre aquel monasterio.

En una bula del Papa Inocencio IV, fechada en 1250, figuran señaladas las posesiones de Monsalud añadidas a las del antiguo emplazamiento de Aguñón, confirmadas todas ellas por muchos otros monarcas posteriores. Los monjes cistercienses conservaron la regla de San Benito sobre la perpetuidad vitalicia del cargo abacial hasta que en 1425 fue adoptado el sistema trienal. Los tres primeros abades de Monsalud fueron franceses y siguieron de otros muchos países hasta el siglo XV, cuando accedió al cargo Martín de Medina, el primer español. Poco duró la racha de los abades españoles ya que, a finales del siglo XV, accedió al cargo un tal Gabriel Condulmario que solo acudía a Monsalud para cobrar sus 300 escudos de pensión. 

A partir de entonces el cargo abacial dejó de ser prestado por la nobleza y cayó en manos de monjes que solo velaban por su riqueza personal. Monsalud fue entrando en un deplorable estado de abandono e indolencia. En 1527 se impuso la gran Reforma propugnada por el cardenal Cisneros y una década después el monasterio era confiscado por la Observancia de Castilla. Los cistercienses que lo habitaban se opusieron fuertemente al cambio, que liquidaba sus prerrogativas de vida disipada, pero el corregidor se impuso por la fuerza. Dos años después un nuevo abad fue nombrado por la suprema autoridad pero a su llegada hubo de comprar nuevo órgano y ornamentos para el culto pues nada se halló, a causa del descuido de los Claustrales. 

A esta segunda mitad del siglo XVI se deben la mayor parte de las obras que hicieron grande a este monasterio y meta de peregrinaciones. Durante los siglos XVII y XVIII todo giró alrededor de la gran devoción a la milagrosa Virgen de Monsalud, protectora de todos los males del cuerpo y el alma.
En 1835 la desamortización de Mendizábal clausuró este monasterio que en pocos años quedó en estado ruinoso. En la segunda mitad del siglo XX la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha consiguió detener su deterioro.
En la actualidad se realizan visitas turísticas e incluso eventos de todo tipo, sin peligro alguno para los visitantes, con guía y previo pago. Y es que en el mundo actual, como en el antiguo, todo gira alrededor del dinero. ¡Vaya cachondeo!. Quedan algunos para creer en Dios pero, ¿quien cree en aquellos que predican su palabra?.

RAFAEL FABREGAT

16 de octubre de 2017

2516- COBARDÍA GENERALIZADA.

España tiene un gobierno que no se lo merece y una oposición que no sirve para nada. Ni unos ni otros van a salvar al país de los peligros que nos acechan. Menos mal que no estamos en época medieval ya que, de lo contrario, ya nos hubieran echado a todos al mar. Atajo de inútiles y de cobardes, bueyes castrados que tan solo sirven para comer y para que el resto de la manada vea como los piratas se comen los pastos que a todos pertenecen. Dice la Historia que España fue en algún tiempo, muy lejano por cierto, tierra de valientes y temerarios conquistadores, pero ya no. De todas formas la Historia la escriben los hombres y generalmente los que están a la sombra del poder dicen y hacen lo que se les manda. Durante más de 40 años fuimos incapaces de luchar contra el dictador, siempre sometidos a su voluntad. Y así seguimos, pero ahora son muchos más...

Hoy se repite una vez más aquella historia pero con la diferencia que el dictador, cual muñeco Gremlins, se ha multiplicado por miles sin necesidad de mojarle o alimentarle pasada la medianoche. Los españoles no sabemos defendernos y si estamos vivos es porque nos dejan respirar, que no vivir. Nos quieren solamente para trabajar, para alimentar su estómago y su ego. Nuestros políticos no lo son para defender las leyes y juramentos que prestaron en la toma de posesión de su cargo. Valen para la foto en recepciones y desfiles, pero no para tomar las armas y dar su vida por España y los españoles. Es decir, no sirven para nada de lo que dicen servir. Por no servir, no sirven ni siquiera para mantener la unidad del país que representan. Ya que el Gobierno no sirve más que para robarnos el dinero, nos preguntamos para qué sirve la policía, la Guardia Civil y el Ejército.

Claro que al fin y al cabo nos pasa lo que nos merecemos. Cuando llegan las Elecciones Generales un 30 o 40% de los posibles votantes, no acuden a ejercer su derecho. Se quedan en su casa o marchan a la playa o montaña, pasando por completo de la política y de los políticos. Es su derecho, pero después pasa lo que pasa y desgraciadamente pagamos justos por pecadores. No tiene remedio, ya lo sabemos, pero algún día habrá mecanismos para que la voluntad se convierta en obligación. Siempre pensé, tonto de mí,  que la modernidad y los mayores conocimientos de la sociedad traerían cambios favorables para el bienestar y la concordia ciudadana. Está claro que no sirvo para predecir el futuro, pues ha resultado exactamente todo lo contrario. A mayores conocimientos mayores abusos, más corrupción y mayor burla del orden establecido.

La gente normal, la que cumple puntualmente sus obligaciones de toda índole, es una rara especie de tontos en vías de extinción. El resultado será sin duda nefasto, pero inevitable. La gente no sabemos vivir en paz. La única diferencia son los plazos. Antiguamente, apenas un siglo atrás, era impensable no conocer al menos una guerra. De hecho eran dos o tres las guerras que una persona podía ver a lo largo de una vida normal de 60/70 años. Ahora las guerras no son tan frecuentes y, al menos entre los llamados países occidentales, la duración de una vida en paz parece estabilizada, sin conflictos internacionales y con manifestaciones internas que no llegan apenas a alterar el orden público. Hasta ahora poco o nada ha sucedido desde la II Guerra Mundial y tampoco los conflictos civiles se han manifestado en ningún caso con la presencia del ejército.

Siete décadas en paz, permitiendo que toda una generación no haya conocido la guerra, pero ese es un largo plazo jamás conocido y que lamentablemente no será eterno. Aún habiéndose implantado la Democracia, que todos tienen como el mejor de los gobiernos posible, la ciudadanía nunca está conforme con lo que le toca en suerte y tarde o temprano vuelve a los conflictos de siempre. Solo los que mandan y no siempre están conformes con lo que acontece. En el caso de un Gobierno en mayoría absoluta, una parte de la población es contraria a lo que éste propugna. Ya no te digo si este Gobierno ejerce en minoría y sus decretos están supeditados a pactos de toda índole con los opositores. Retocadas las leyes a su libre albedrío, aunque maldiciendo a los gobernantes, unos obedecen y pagan mientras otros callan y hacen lo que les viene en gana. 

Tenemos en la región catalana un claro ejemplo de todo este desorden social y político de difícil solución. Un Gobierno, un Poder Judicial y hasta unas Fuerzas Policiales, que luchan por mantener una normalidad que dista mucho de serlo. Cual si se tratara de la anarquía más absoluta, los gobernantes de esa Comunidad Autónoma se han declarado en rebeldía y han proclamado a los cuatro vientos su independencia del Estado Español y su firme propósito de continuar su camino como República Independiente. Como el sordo que no quiere oir, la respuesta del Gobierno ha sido conminarles a que regresen al redil, pidiéndoles una inútil rectificación de lo ya declarado en su día. Pretendiendo ganar tiempo, para atar todos los cabos de la desconexión con la triquiñuela del "ni te lo niego ni te lo pago", el gobierno catalán dice querer dialogar sin dar un paso atrás. Esperando que, cual ovejas, caigan en su redil.

Lejos de aplicar las medidas de fuerza que den respuesta a este Golpe de Estado en toda regla, el Gobierno y la oposición, igual de ineptos y cobardes, deciden darles unos días más para que reflexionen. Se ríen de todos nosotros y no pasa nada. ¿Qué reflexión van a llevar a cabo, que no sea llevar a cabo la anunciada independencia?. Solo les falta instalar las casetas fronterizas en puertos, aeropuertos y principales vías de comunicación, que sin duda ya deben estar encargadas al fabricante. El día menos pensado los camiones españoles, de ruta hacia Europa, se encontrarán una barrera y tendrán que llevar el correspondiente pasaporte y el CMR de la mercancía, además de pagar los aranceles en taquilla o dar media vuelta y regresar al punto de origen. ¡Vaya atajo de ineptos y cobardes, los que nos gobiernan y los que nos quieren gobernar!. Somos la envidia del mundo por economía y la burla de todos en gobernabilidad. Y lo más chocante es que tan solo un 15% de los que se manifiestan a favor de esta locura son catalanes... ¡Los catalanes de verdad están trabajando!.

RAFAEL FABREGAT

15 de octubre de 2017

2515- PASAR A LA HISTORIA.

En este mundo de Dios y de los hombres hay gente para todos los gustos. Unos gustan del buen yantar, otros del buen vino, de las casas faraónicas, de los coches y motos impresionantes, de embarcaciones de recreo a cual más grande y lujosa, una gran mayoría gustan de viajar... Estos últimos gustan de ver el mundo antes de marchar a la otra vida. 
¡Verlo todo...! Como si eso sirviera para algo.  Si no fuera porque es imposible, sería como leerse todos los libros que han sido editados, ver todas las obras pictóricas, escuchar toda la música que ha sido compuesta, ver todo el cine filmado... Uno puede tener especial interés en determinado asunto pero, ¿De qué sirve empaparse de ello hasta la saciedad?. La vida es mucho más simple que todo eso y se trata de vivirla en plenitud, pero sin plantearse metas que solo pueden desembocar en un estado de frustración.

La política es una de las plataformas más sencillas para pasar a la Historia o a la posteridad pero, ¿sirve eso para algo?. Normalmente, cuando es para bien, uno pasa a la posteridad después de muerto por lo que, si ya estás muerto, ¿de qué sirve una estatua que no tienes que ver, en mitad de la plaza de tu pueblo?. Eso sin contar que, sobre todo dentro del plano político, uno tiene menos amigos que enemigos y por lo tanto la citada estatua es probable que sea eliminada de su emplazamiento a las primeras de cambio. ¿Y que pongan una calle con tu nombre?. Pues más de lo mismo. Gran satisfacción puede tener sin duda que pongan tu nombre en una calle de tu ciudad y más aún si dicha calle es céntrica o importante, pero estando vivo y presente en dicha inauguración. Si no es así, de poco te va a valer. Si eres artista o premio nobel puedes perdurar, pero siendo político...

Así son las cosas, pero sin embargo los políticos erre que erre con eso de la nomenclatura de calles y plazas... Así se lo han hecho saber los "amigos" de Carles Puigdemont, actual presidente de la Generalitat de Cataluña, cual si fueran oficiales de Satanás... 
- Tu persevera -le dicen familiares y amigos.
- Declara la República Catalana. Si triunfas serás el primer presidente de este país y pasarás a la Historia por los siglos de los siglos. Si fracasas no pasará nada. Podrán meterte un tiempo limitado en el "trullo" pero, cuando salgas, todos te mirarán con respeto y admiración por tu coraje y valentía.
- Persevera Carles, persevera. Declara la I República Catalana y que España y los españoles hagan de su país lo que quieran, pero no del nuestro.
¿Es un buen consejo? -me pregunto- Pues no lo sé, él sabrá lo que le conviene.

Lo que si está claro es que si el actual presidente del Gobierno (Mariano Rajoy) y una oposición competente (PSOE y Cs) tuvieran lo que hay que tener, que lo dudo, el periodo en la sombra de Carles Puigdemont se haría interminable y su inhabilitación inmediata y eterna, una buena solución si quiere evadirse de la política "per saecula saeculorum". A mi entender, si lo que realmente quiere es pasar a la Historia, independientemente de lo que haga y de su resultado final, puede que ya lo haya conseguido. Tanto si llega a ser el primer presidente de la nueva república, como si es el hazmerrir de propios y extraños,  a la Historia seguro que pasa. Por lo tanto, ¿para qué arriesgarse a que le metan en la cárcel?. No tendrá estatua ni calle o plaza con su nombre pero, en algún libro sobre la Historia de Cataluña, olvidado en el rincón más oscuro de las bibliotecas catalanas, habrá algún capítulo que diga: Hubo una vez un muñeco, cuyos hilos manejaban todos a su antojo y conveniencia, mientras él se dejaba llevar mecido entre laureles. Se llamaba Carles Puigdemont y llegó a ser presidente de la Generalitat de Cataluña. Después... ¡la nada!, aunque para un Belén todavía puede valer.

RAFAEL FABREGAT

14 de octubre de 2017

2514- ESPAÑA SE MUERE DE SED.

Día tras día se actualiza el record de temperaturas desde que hay registros. No existen datos de temperaturas tan altas por estas fechas, ya mediados del mes de Octubre. La media es superior a los 10ºC de lo que corresponde para esta época.

Las altas temperaturas y la sequía que nos acucia desde hace más de seis meses, han vaciado pantanos y de ellos han emergido los restos de aquellos pueblos que fueron sacrificados a cambio de la bendición que representaba la conversión de los duros campos de secano en huertos y frutales de regadío. Sin embargo la naturaleza parece ya cansada de nuestros desmanes, de la poca atención que le dedicamos. Con pleno conocimiento de causa, los expertos nos están avisando desde muchos años atrás de la que se avecina si no tomamos cartas en el asunto. Sin embargo la gente corriente, e incluso los que manejan el poder y nuestras vidas, hacen caso omiso a esas advertencias y todos unidos vivimos el presente como si no hubiera un mañana. ¿Hasta cuando?. Nadie lo sabe.

Lejos de preocuparnos por los acontecimientos, en lugar de meditar sobre lo que está sucediendo, la gente abarrota las playas disfrutando, a mediados de Octubre, de unas temperaturas más propias de pleno verano. Hasta ahí llega nuestra insensatez, nuestra irresponsabilidad. Olvidamos o pretendemos olvidar que el campo está seco, que en nuestros montes no han salido las setas, que en nuestros picos más altos no hay nieve, que en nuestros embalses no hay agua, que nuestros bosques arden ante imparables incendios... Y nosotros, cual Sodoma y Gomorra, con el bañador puesto y en la playa, con un mar a 24ºC y los chiringuitos a tope, tomando helados y zampándonos paellas y mariscadas bien acompañadas de vino blanco en champañera repleta de cubitos de hielo.

Desde que amigos y familiares me llevaron con 14 años a buscar setas, he visto pasar de todo... Años mejores, peores y medianos, pero jamás he visto sequía tan grande y calor tan exagerado y persistente como el de este año. Con estos cambios climáticos no será de extrañar que la temporada de setas, que aquí comienza a finales de Agosto, desaparezca o comience en Noviembre... No sé qué pensar, pero está claro que esto se nos va de las manos y que más pronto que tarde nuestra salud se verá afectada por estos cambios. Imagino que el mundo y el clima han estado siempre en cambio constante pero, hasta ahora, estos cambios eran tan lentos e imperceptibles que los humanos apenas los notábamos. Ahora sí se notan y más de cuatro los vivimos con preocupación...

RAFAEL FABREGAT

13 de octubre de 2017

2513- DÍA MUNDIAL DEL HUEVO.

Pocos alimentos, quizás el pan, el vino y las patatas, tienen la bondad de no aburrir jamás. El huevo es el más sencillo y completo de los alimentos, ya que tienen todos los componentes de la carne sin serlo. Conquista de cualquier manera y en cualquier momento, al mismo tiempo que es también el más asequible. Ya en manos de un buen cocinero... ¡Se puede sofisticar hasta límites insospechados!. Los hay de mil y una maneras y con mil y un acompañantes, siempre jugosos, siempre exquisitos y siempre económicos. Con patatas, con cebolla, con tomate, con queso, con morcilla, con verdura, trufados... En fin, la lista es interminable y siempre dejando satisfecho a quien los come. Nunca cansan, nunca aburren porque, como se ha dicho antes, se pueden hacer de mil maneras distintas.

Como mucha gente sabrá, desde 1.964 se celebra el "Día Mundial del Huevo" el segundo viernes del mes de Octubre. Hoy es pues esta efemérides. Este alimento bien merece esta distinción puesto que, después de la leche materna, es el que más contenido tiene en proteínas, vitaminas, minerales, aminoácidos esenciales y ácidos grasos siendo, como antes se ha dicho, uno de los alimentos más económicos de la cesta de la compra. En cualquier casa y también en bares y restaurantes, los huevos son elemento imprescindible para la alimentación de las personas de cualquier edad. Otra cosa, que ha constituido un debate sin solución válida, es cuantos se pueden comer semanalmente sin que sea peligroso para nuestra salud. No hay acuerdo en ese sentido, pero personalmente puedo decir que si comer más de dos fuera malo ya estaría muerto y enterrado.

En España y concretamente en Madrid, hay un "altar" dedicado al Huevo. Se trata del tabernero real por excelencia, Lucio Blazquez, que en su local "Casa Lucio", de Cava Baja, 35 es, a sus 84 años de edad, el "Rey de los huevos". Este personaje se puede jactar y se jacta de haber servido sus "huevos estrellados" a reyes y príncipes, así como a los más prestigiosos políticos, premios nobel y primerísimas figuras de Hollywood. Naturalmente también a madrileños o visitantes que han querido probar esta delicia culinaria en su modesto local. Comer en Casa Lucio no es solamente comer huevos con patatas, sino comer los mejores huevos y las mejores patatas, con la mejor compañía. ¿Qué tienen los huevos de Lucio?. Pues nada más que lo dicho: huevos fritos con patatas, en cocina de carbón y sartén de hierro, con el mejor aceite de oliva virgen extra y a la temperatura exacta.

Según cocineros de fama internacional como Ferrán Adriá y premios nobeles como Severo Ochoa, Kofi Annan o Gabriel García Márquez, allí no hay trampa ni cartón, sino trabajo bien hecho a la antigua usanza, algo sencillo pero difícil de encontrar en los restaurantes y bares de hoy. Tenemos demasiada prisa, algo que en Casa Lucio no sucede. Allí está prohibido mirar el reloj. Ante el enorme éxito de este local madrileño, han sido muchos los restauradores que han querido imitar algo tan sencillo como unos huevos con patatas fritas, los de Casa Lucio, pero nadie lo ha conseguido hasta hoy. Los "Huevos Lucio" han querido ser exportados Nueva York, Londres e incluso a China, pero sin éxito. Y es que el restaurador Lucio Blázquez, que quiere ser llamado simplemente tabernero, no tiene sucursales. O hay que ir a Madrid, o nada de nada...

RAFAEL FABREGAT