26 de abril de 2018

2593- SANTA EULALIA DE ERILL LA VALL.

Como todas las iglesias del Valle de Boí, Santa Eulalia de Erill pertenece al estilo románico-lombardo, levantada en el siglo XII y como todas las demás, pertenecientes al Obispado de Urgel. Es de una sola nave, en este caso muy alargada, que estaba cubierta con una bóveda de cañón y cabecera triconque, es decir, rematada con dos absidiolos. La puerta de acceso es con arco de medio punto con dovelas. Muchos años de finalizada la construcción se añadió el esbelto campanario de seis pisos, similar a los italianos de la época. Más tarde se añadiría también un pórtico, con arcos de medio punto que descansan sobre columnas. Siguiendo la costumbre de los antiguos minaretes, los campanarios de las iglesias del Valle de Boí tienen la misma altura que el perímetro de la torre.

Estas iglesias tienen anexo a ellas el antiguo cementerio. Al igual que el núcleo poblacional pertenecía a los condes del Pallars Sobirá, Don Artal y Doña Lucía, siendo todo ello vendido y/o permutado el año 1064 y siendo sus nuevos propietarios los condes del Pallars Jussá, Ramón IV y su esposa Valença. En el mismo lote entraron el Castillo de Erill y el resto de iglesias del Valle de Boí.
El año 1208 todos estos bienes volvieron a cambiar de manos al ser adquiridos por el noble y militar Gullermo II de Bellera, uno de los lugartenientes del rey de Aragón Pedro I, padre este último de Jaime I el Conquistador. En 1266 Guillermo II y su esposa Sancha donaron esta iglesia al monasterio cisterciense de Santa María de Lavaix, conviertiéndose a partir de entonces en una parroquia monástica que ya se mantuvo sin otros propietarios hasta la Desamortización de Mendizábal.

Diferentes excavaciones realizadas a finales del siglo XX evidencian su construcción en diferentes fases y entre los siglos XI y XII. A ellas se unió una campaña de restauración que puso en valor el deplorable estado en el que se encontraba. Los estudios arqueológicos mostraron también una primera fase constructiva de iglesia menor a la actual, que se ampliaría en el siglo siguiente. En 1123, fecha de su ampliación, tuvo como consecuencia la eliminación del techo de estructura de madera y su sustitución por bóveda de cañón. Sin embargo, a pesar de la construcción de gruesas columnas que aguantaran el peso de la bóveda, ésta se vino abajo destruyendo parte de los muros del edificio. Para aligerar el peso se construyó entonces una cubierta de madera a dos aguas. A finales del siglo XII y primeros del XIII fue cuando se añadió el campanario y el porche que cobija la entrada a la iglesia.

RAFAEL FABREGAT

19 de abril de 2018

2592- EVITAR LA MUERTE.

Dentro de 30 años -nos cuentan- la gente no morirá. Es decir, morirá si tiene un accidente o si está cansado de vivir, pero no por cuestión de enfermedad o vejez. ¿Tiene esta fantochada algún viso de realidad?. Realmente no lo sabemos, pero intuimos claramente que es una broma de mal gusto o simplemente una forma de promocionar determinado libro o a sí mismo el autor.

Los científicos José Luis Cordeiro y David Wood así lo afirman. Según ellos la vejez será una "enfermedad" curable a mediados del presente siglo XXI y también enfermedades tan duras como el cáncer. En un futuro no demasiado lejano -dicen ellos- nadie que pueda pagar el tratamiento correspondiente morirá de forma natural, puesto que toda enfermedad y la propia vejez serán perfectamente curables mediante la edición genética y la medicina regenerativa. No solo creen en la posibilidad de frenar el envejecimiento, sino incluso en poder revertirlo y rejuvenecer. En principio dicho tratamiento será forzosamente caro, pero finalmente será asequible para todos. Naturalmente, hoy por hoy, tales afirmaciones no se las cree ni el más tonto de los mortales...

RAFAEL FABREGAT

16 de abril de 2018

2591- MILAGROS.

En tiempos antiguos muchas cosas actualmente normales y perfectamente conocidas, eran consideradas milagros. Uno de los más prestigiosos de aquella época aparece en el "Libro de Josué" (cap.10 v.12-13) que narra cómo este rey israelita, elevando su vista al cielo, pidió a Jehová que detuviera el sol a fin de que su ejército finiquitara la batalla contra los Amorreos. Pero vayamos por partes...
Habiendo Josué conquistado e incendiado la ciudad cananea de Hai, al igual que ya había hecho con Jericó, se unieron los reyes amorreos de Jerusalén, Hebrón, Jarmut, Laquis y Eglón, para atacar a Gabaón que se había unido a Josué. Al verse acorralados éstos mandaron emisarios buscando la protección de Josué y allí acudió él desde Gilgal con sus valientes guerreros. Apoyados por Dios, los Amorreos fueron diezmados y perseguidos por los israelitas de Josué hasta Azeca y Maceda. 


Sin embargo la noche se aproximaba y los enemigos no estaban totalmente aniquilados por lo que, elevando su vista al cielo, Josué le pidió a Dios que detuviera el día...
Sol, detente en Gabaón.
Y tú Luna, en el Valle de Ajalón.
Según el Libro de Jaser, el sol se detuvo y los enemigos fueron exterminados. Mientras tanto los cinco reyes, viendo el devenir de la batalla se habían escondido en una cueva de Maceda pero enterado Josué mandó que la entrada fuera cerrada con piedras. Cuando la batalla acabó y el sol siguió nuevamente su camino, marcharon todos hacia la cueva donde se encontraban los reyes amorreos y Josué los mató y los colgó en unos árboles próximos. A la puesta del sol fueron descolgados y devolviendo los cadáveres a la cueva la tapiaron nuevamente con grandes piedras.


El pasaje bíblico está tan perfectamente relatado que siempre se sospechó que fuera verídico. Esta hipótesis se apoya en la traducción inglesa de 1611 realizada en la llamada "Biblia del Rey Jacobo", aunque la traducción del hebreo no es totalmente correcta y en lugar de decir que el sol y la luna se detuvieron, lo que se interpreta es que dejaron de hacer su recorrido habitual. Sin embargo nunca hasta ahora había podido demostrarse tal posibilidad.
Más de tres mil años después se ha comprobado, por parte de un grupo de investigadores astrofísicos de la Universidad de Cambridge, que efectivamente en la fecha del éxodo de los israelitas a Canaan y su victoria sobre los Amonitas, se produjo un eclipse anular que coincide con la fecha y lo señalado en el Antiguo Testamento. 
Este eclipse ha podido también verificarse en los registros históricos de los faraones egipcios de la época. Por fin se sabe que dicho eclipse se produjo exactamente el día 30 de Octubre del año 1207 a.C. y perfectamente visible desde Canaan, con lo cual se verifica el "milagro divino" y se data el relato de la famosa batalla de Josué.

RAFAEL FABREGAT

12 de abril de 2018

2590- INCREÍBLE PERO CIERTO.

No podemos evitarlo. Allí donde los humanos ponemos el pié lo llenamos de basura. La foto adjunta nos muestra los miles de artefactos que hemos ido poniendo en órbita alrededor de la Tierra. ¿Cuantos hay?. Pues no se sabe, pero muchos. Difícil contarlos entre tanta inmensidad.
La mayoría han dejado de ser satélites espaciales, para convertirse en basura espacial. Supongo que habrán de empezar a pensar en una fórmula para ir retirando la citada basura o, de lo contrario, los choque entre "buenos y malos" empezará a ser un cáos de consecuencias imprevisibles. La organización Space Track, encargada de la seguridad espacial, la protección y el uso pacífico del espacio se ha puesto manos a la obra a fin de llamar la atención sobre todo lo que se sitúa encima de nuestra cabezas.

La humanidad no puede renunciar a todos los adelantos y comodidades que los satélites nos aportan pero, por la propia seguridad de todos nosotros, creemos llegado el momento para que se estudien fórmulas que ayuden a retirar todo lo que haya quedado obsoleto. Se considera que en el espacio giran alrededor de 18.000 objetos inútiles catalogados como "basura espacial". Está claro que el espacio es muy grande, pero no deja de ser un peligro que esa basura siga ahí por tiempo indefinido. Consideramos por tanto que quien sitúe cualquier artefacto en el espacio, debería estar obligado a retirarlo cuando deje de estar operativo. En consecuencia y por el bien común, las agencias espaciales deberán buscar la fórmula para que se pueda recoger todo lo inservible.

RAFAEL FABREGAT

10 de abril de 2018

2589- LOS CEJIJUNTOS.

Efectivamente es una palabra que traerá pocos, muy pocos, lectores a esta entrada puesto que es especialmente poco utilizada. Muchos apenas si la habrán leído nunca. No importa, me apetecía escribir sobre esto puesto que yo mismo soy uno de esos cejijuntos, aunque últimamente ya no sea visible. 

La verdad es que para mí siempre ha sido muy acomplejante. Aunque en algunos casos se trate incluso de deportistas de élite, lo cierto que en España el tema de ser cejijunto siempre ha sido asociado a patanes de pueblo. Cuando un cómico ha realizado un sketch sobre la gentes del campo español, lo primero que ha hecho es calarse una boina hasta la mitad de la frente y lo segundo pintarse el entrecejo para simular que el individuo a satirizar era, además de destripaterrones, cejijunto en su máxima expresión. Lo importante para esos holgazanes sin gracia natural es hacer reír a los espectadores a costa de los demás por lo que, entrar en el escenario de esa guisa, con cayado y unos pantalones de pana a ser posible con remiendos, era ya asegurar el 90% del éxito de su actuación.

Mi caso no era excesivo pero siempre me acomplejó, así que un buen día le comenté el tema a una amiga esteticista profesional y me recomendó la eliminación definitiva del entrecejo con lásser. Dicho y hecho, con cuatro sesiones el vello desapareció. Pasados los años la raíz del folículo piloso volvió a recuperar su vigor, pero ya nada ha sido lo mismo. Los pelos vuelven a salir, pero son pocos y de color blanco, con lo cual apenas son visibles. Si aún así quieres quitarlos son muy fáciles de eliminar con unas pinzas o cualquier otro método. Total, que el que es cejijunto es porque quiere... Vaya tontería, pensará alguno de mis seguidores con el tema de hoy. Pero algo hay que escribir y sin duda el tema es bastante común entre el sexo masculino... y alguna que otra fémina.

RAFAEL FABREGAT

7 de abril de 2018

2588- LOS DESASTRES DEL AMOR.

El año 2006 el escritor Federico Moccia publicó su novela "Tengo ganas de ti". El relato habla de un joven que le cuenta a su amada una leyenda que, como prueba de amor infinito, les lleva a colocar un candado en el puente Milvio de Roma y tras cerrarlo tiran la llave al río. 


A partir de ese momento y llevamos casi doce años, millones de parejas han querido sellar su amor con la misma acción que llevaran a cabo los protagonistas de la famosa novela. El fenómeno ha sido exportado a otros puentes y monumentos del mundo entero pero es París el que especialmente se lleva el triunfo, por ser la que más visitas de turistas recibe a lo largo del año. Solo en el Puente de las Artes de París se superaban las 10 toneladas de candados colocados en la barandilla. Ante tal magnitud de candados una parte de la barandilla cayó al río, causando gran alarma en las autoridades de la "Ciudad del amor", lo que motivó que se decidiera subastar al mejor postor esta ingente cantidad de metal que alcanzó la cifra de 250.000 euros y coste a su cargo de la retirada del material.

La Alcaldía de París ha ordenado la retirada total de los candados colocados en éste o cualquier otro lugar de la ciudad ya que incluso en la Torre Eiffel ya empezaban a ser colocados. La medida se toma por la peligrosidad de semejante peso sobre estructuras que no están preparadas para ello ya que, solo los 2,5 metros de barandilla caída superaba los 500 Kg. de peso. En su lugar se pondrán paneles trasparentes de cristal blindado, en el que será imposible enganchar candado alguno. Mucho nos tememos que alguna ferretería de las proximidades, cuyo negocio principal se basaba en la venta diaria de candados, habrá de cerrar por la caída de su facturación. El bien general prima sobre el particular.

RAFAEL FABREGAT

6 de abril de 2018

2587- PARTO DE ATAÚD.















Son tantas las cosas que ignoramos que, aunque resulte increíble, cualquier fenómeno es posible. En Bolonia (Italia) ha sido descubierto el esqueleto de una mujer, casi única, enterrada hacia el siglo VI de nuestra era. 


El asunto no tendría mayor importancia si no fuera porque dicho esqueleto es el de una embarazada que, para mayor anomalía, dio a luz después de muerta y enterrada en su tumba. El hecho queda patente al descubrirse entre sus piernas los restos del recién nacido. A este fenómeno tan extraño e inusual se le llama "Parto de ataúd" y al respecto los investigadores explican que, al morir la mujer en avanzado estado de gestación, los gases producidos por la descomposición del cuerpo y acumulados en el vientre de la madre, pueden hacer que el feto sea expulsado al exterior.
Cosas extremadamente raras, pero que ya eran conocidas por la ciencia.

RAFAEL FABREGAT