12 de diciembre de 2017

2542- CASTILLO DE OBLIGADO.

Argentina lo tenía todo pero al poeta Rafael de Obligado le pareció oportuno construir un castillo, su propio Castillo, en la localidad bonaerense de Ramallo... Y en 1896 se puso manos a la obra, nunca mejor dicho. Estamos a 200 Km. de Buenos Aires y a 20 Km. de la citada ciudad de Ramallo, en el mismo lugar donde el 20 de Noviembre de 1845 se llevó a cabo la famosa Batalla de Vuelta Obligado, donde las fuerzas nacionalistas de Juan Manuel de Rosas, al mando del general Lucio Mansilla, en aguas del río Paraná, interceptaron a una flota anglo-francesa compuesta por 22 barcos de guerra y 92 buques mercantes. Las fuerzas no podían ser más dispares, ya que los europeos disponían de 418 cañones, mientras que los argentinos solo tenían 60 cañones de pequeño calibre situados sobre 6 barcos mercantes.


Los 30 cañones montados por los argentinos a la ribera derecha del río eran solamente de 8, 10 y 12 mm. pero en Vuelta de Obligado el río tiene 700 metros de ancho y el pronunciado recodo dificultaba la navegación a vela pudiendo los 160 artilleros de Mansilla dirigir el fuego hacia los enemigos con relativa facilidad. Dos mil hombres atrincherados y un bergantín republicano anclado en la orilla, con la única misión de mantener tensadas las cadenas que cruzaban el río, fueron el complemento para hacer mella en tan duro enemigo. Cuando la captura del bergantín fue inminente, el barco fue volado y las cadenas que impedían el ascenso de los anglo-franceses se mantuvieron igualmente tensadas y los argentinos disparando a placer sobre el enemigo. 


Tras dos horas de combate los defensores acabaron las municiones y los atacantes pudieron remontar el río, pero esta heroica derrota quedó plasmada como victoria en los anales de la Historia de Argentina y Paraguay que también después quedó afectada por los invasores, que poco o nada pudieron sacar en claro, habida cuenta la pobreza de las regiones invadidas.
El Castillo de Obligado nada tuvo que ver en este conflicto armado puesto que, como se ha dicho, su construcción fue medio siglo posterior pero su ubicación fue exactamente la misma. Justamente por ser escenario de esta batalla naval, cada 20 de Noviembre los descendientes del poeta y actuales propietarios del castillo conmemoran el día de esta singular batalla. Claro que sus propietarios no son los únicos que celebran cada año este acontecimiento belicista...


Ese día "Totó", el fantasma del castillo recorre pasillos, hace desaparecer objetos y cierra puertas y ventanas que después abre misteriosamente. Este fantasma apareció por primera vez en 1930 y desde entonces se deja sentir por pasillos y corredores. También por los muchos pasadizos secretos con los que cuenta el castillo construido por el poeta en honor de su esposa. Estos pasadizo comunican salas y habitaciones, e incluso llevan al exterior del castillo por donde poder escapar de un eventual peligro. Garantías que sobre el papel ya no eran necesarias a finales del siglo XIX, pero que el mecenas no quiso que faltaran. En la actualidad las diferentes estancias del castillo dan cobijo a una colección de más de siete mil objetos donados por la familia y también por muchos de los habitantes de la comarca. 

RAFAEL FABREGAT

10 de diciembre de 2017

2541- EL FARDO.

Parece cutre vodevil. El expresidente de la Generalitat no pudo llegar ni siquiera a maleta y quedó, cual simple forajido, tirado en el maletero de su coche como fardo de ropa vieja. ¡Qué tristeza ver hasta qué punto llega la ignorancia de algunos catalanes, creyendo en semejante comediante...! Y por otra parte, ¿qué habremos hecho, o dejado de hacer, los españoles para merecernos de esta manera el injustificado desprecio de los catalanes "de soca" y especialmente de los advenedizos que fueron allí a matar el hambre?. ¡Región admirada y envidiada por todos, actualmente desconectada del resto de españoles, e incluso de buena parte de los propios catalanes...! Desde luego, dada mi cortedad, ciertas cosas escapan a mi compresión. No lo puedo entender... Vaticiné, por simple racionalidad, que los diez años de crisis (2007-2017) no nos saldrían gratis, como así había sido en otros momentos parecidos de la Historia, pero nunca imaginé que los tiros llegarían desde Cataluña, compañeros al fin y al cabo del infortunio que nos trajo la explosión de la burbuja constructiva...

Cual cobarde delincuente y con la colaboración de su mujer, el expresidente Puigdemont salió de su casa de Gerona metido como antiguo fardo de ropa en el maletero de su coche. Así lo comunicaron a sus superiores los agentes de Policía que custodiaban la casa y que no vieron a nadie en los demás asientos. Como quien traslada un bulto, desde la urbanización donde se alojaban, su mujer lo llevó durante unos kilómetros hasta otro vehículo en el que un "mosso" de confianza les esperaba para cambiar de coche el citado "fardo" y emprender así la huida hacia la frontera francesa y de allí hasta Bélgica. De un coche a otro y debajo de un puente, para esquivar posibles miradas indiscretas, como los carteles de la droga colombiana. No se sabe si al cruzar la frontera el "bulto" se agachó para no ser visto o volvió a ocupar nuevamente el maletero, pero lo que sí esta claro es que las cámaras fronterizas no captaron su imagen. 

¡Cuanta comedia y corbardía la suya...! No tuvo arrestos para mantener la palabra dada a sus votantes ni a los compañeros de aventura, declarando la República Unilateral, como se había acordado si ganaban el Referéndum. Tampoco la tuvo para negar la "DUI de meteysaca" proclamada en el Parlamento Catalán y menos aún de anunciar un adelanto en las Elecciones Autonómicas, que es lo que pretendía para escapar del castigo marcado por la ley a quienes osaren romper la carta magna aprobada por todos los españoles. No le dejaron abrir puertas a esa opción, pues no era eso lo pactado, y cobardemente escapó de la justicia dejando en la estacada a votantes y socios independentistas. Ahora sí, a salvo de los obuses gubernamentales y subido curiosamente a la rama más alta del árbol constitucionalista europeo, cacarea cual gallina clueca su discurso victimista, inútil y chabacano. ¿Que mente seria y sensata puede seguir escuchando sus peroratas?.

Puigdemont está políticamente muerto y enterrado. En lugar de presentarse a votar, defendiendo con valentía lo que parecían sus creencias independentistas, mucho nos tememos que seguirá viajando cobardemente cual vagabundo inmisericorde. Solo cuatro mojigatos, aferrados a la idea de una República ya declarada y vigente, puede tener la insensatez y poca cordura de escuchar sus majaderías desde la nube belga en la que vive. Viajar para escurrir las lágrimas de sus mocosos pañuelos es tan inútil como pretender que Europa escuche sus ilegítimas pretensiones. No hace falta ser un lince para saber que su caso está perdido de antemano. Su ilusión creció al amparo de un gobierno ineficiente de un PP en minoría, que les permitió llegar a cotas demasiado adelantadas. Eso y no su razón, les hizo creer que la victoria era posible. Ahora ya saben bien que cada uno de los golpistas tendrá su castigo y más aún aquellos que reincidan tras las Elecciones Autonómicas del 21 de Diciembre. 

Acabaron las contemplaciones y cuando a los fugados se les acaben sus ansias viajeras, siempre habrá una celda libre para ellos. Desposeídos de toda dignidad institucional, Puigdemont y sus compañeros de fuga deambulan por Bruselas de la misma manera que pueden hacerlo por la Conchinchina, sin que ninguna autoridad mundial les pare los pies ni escuche o juzgue sus palabras vacías de legitimidad. Lo incomprensible es que todavía haya personas que viajen para escuchar peroratas que dan más pena que gloria. Grotescos espectáculos mediáticos, más parecidos a un número cómico-cirquense que a una cuestión política. 
- ¿Se me oye bien? -preguntaba a sus seguidores gerundenses desde Bruselas.
- Aquí hace mucho frío -dijo patético, como abuelo que cuenta sus batallitas.
Ya no hay orden de busca y captura contra él. Millones de catalanes esperan ansiosos su regreso, no para aplaudirle, sino para que lo pongan tras las rejas.

RAFAEL FABREGAT

3 de diciembre de 2017

2540- LA SOPA BOBA.

La frase viene de muy antiguo, de la Edad Media o más atrás, pero no ha perdido vigencia. En todas partes nos referimos con esta frase a los gorrones que usan y abusan de la benevolencia paterna para echar raíces en su casa y no tener que buscar la forma de ganarse en sustento con el sudor de su frente. Actualmente se los llama "ninis", jóvenes y no tan jóvenes (25-35 años) que con la excusa de la crisis viven con sus padres sin trabajar y sin estudiar, viendo pasar el tiempo como los auténticos holgazanes que son. Efectivamente hay paro y problemas en encontrar el trabajo de nuestros sueños, o de nuestros estudios pero, quien de verdad quiere trabajar, aplica el famoso refrán de que "cuando no hay lomo todo lo como" y apechuga con lo que se le ofrece.

En cuanto a la "sopa boba", hace referencia a dos aspectos: a la sopa de caridad que, especialmente en invierno, ya se daba en la Edad Media a los pobres de solemnidad que no tenían nada que echarse en la boca; lo de "boba" se decía porque aquellas gentes de la calle, todas sin el más mínimo viso de educación, se la comían con la boda abierta y sorbiendo sin recato alguno, con el consiguiente ruido multiplicado por los muchos asistentes a aquellos comedores de caridad. A fin de no dejar ni una sola gota del preciado caldo, cuando la cuchara ya no podía coger ni una sola migaja de la sopa, todos ellos sin distinción cogían el plato con las manos y los levantaban hacia su boca sorbiendo hasta la última gota que pudiera quedar, redoblando el citado ruido de succión.

Como ya podemos imaginar, no era una sopa especialmente suculenta sino un caldo de verduras y huesos, con trozos de pan seco, verduras y alguna patata troceada, pero aquellas gentes hambrientas y heladas de frío bien que disfrutaban de aquella comida caliente que se les daba cada jornada al mediodía y sin pregunta alguna que responder. Está claro que aquella "sopa boba" salvó muchas vidas en épocas de auténtica hambruna. Aquellos tiempos pasaron a la Historia, pero momentos de crisis nunca faltan en la vida de muchas gentes, incluso en personas que antiguamente disfrutaron de bienestar económico y por tanto de las comidas más exquisitas. La vida tiene situaciones imprevisibles de las que nadie puede considerarse a salvo y de hecho a los comedores sociales acude gente que jamás lo hubiera imaginado. 

De todas maneras la sopa no es ninguna comida desdeñable. Podemos decir sin temor a equivocarnos que la sopa es un plato tan antiguo como el hombre. No una, sino diferentes y exquisitas sopas están siempre presentes en las mejores casas y en los más prestigiosos restaurantes. Es tan fácil como cocer en agua los mejores ingredientes, o simplemente aquellos que tengamos a mano. Incluso sirve para limpiar el frigorífico de restos de diferentes productos que van quedando olvidados y que en un momento dado, añadiendo un puñado de sopa o arroz, nos pueden alegrar una comida. Así pues, la sopa nunca es boba, sino siempre bien recibida por cualquier comensal. Incluso los más pequeños de la casa suelen preferir un plato de sopa a cualquier plato sofisticado de carne o pescado. Ya no digamos los viejos...

RAFAEL FABREGAT

30 de noviembre de 2017

2539- NO HAY DOS SIN TRES.

¡Hay amigos...! Las técnicas están muy avanzadas y quienes predican las diferentes religiones se las ven y se las desean para mantener historias antes mil veces repetidas, cuando nadie podía refutarles contradicción alguna. De vez en cuando sale alguna noticia que nos dice que lo que se creía hasta ahora pueda ser falso.
El caso que nos ocupa en el día de hoy no es baladí. Se trata de la tumba de Jesucristo, señalada desde muchos siglos atrás en la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén y que siempre fue sospechosa de fraude por algunos investigadores, pues la tenían como construida a principios del siglo XI, ya que la Historia nos recuerda que todo lo que allí pudiera haber fue destruido completamente el año 1009. Pues bien, puede que así fuera, pero algo quedó...

Investigaciones y análisis exahustivos, realizados recientemente, han demostrado que el Santo Sepulcro que allí se venera data del siglo IV de nuestra era. Tiempos del emperador romano Constantino el Grande que, convertido al cristianismo por su propia madre (Santa Elena) el año 325 construyó en ese mismo lugar un santuario para marcar el lugar que, según la creencia popular, era el de enterramiento de Jesús de Nazaret. El hallazgo actual se considera de la máxima importancia por cuanto que determina que efectivamente fue este emperador romano quien ordenó revestir con losas de mármol la roca madre que sirvió de tumba temporal de Jesucristo. 

El punto que ubicó la supuesta tumba de Jesucristo fue sepultado el año 135 bajo un templo erigido por el emperador Adriano y sustituido por otro cristiano por orden de Constantino. El año 614 los persas destruyeron el edificio, aunque posteriormente fue parcialmente recuperado y restaurada la llegada de peregrinos al lugar. El año 1009 edificio y tumba fueron derruidos a mazazos por las huestes musulmanas de Al Hakim ben Amralá, que no dejaron piedra sobre piedra, motivo por el cual el moro fue conocido a partir de aquel momento como Hakim el Loco. Pasado el saqueo musulmán, el año 1014 fue construido un pequeño templete de factura romana, a fin de que el lugar no quedara en el olvido. El año 1555 dicho templete fue sustituido por una estructura de estilo gótico y todo ello reducido a cenizas en 1808. Tiempo después se levantaría el templo actual.
Nada determina que ese punto fuera el lugar de enterramiento de Jesús pero, al menos, las creencias sobre el Santo Sepulcro tienen a partir de ahora una base científica con respecto a la antigüedad del lugar.

RAFAEL FABREGAT

27 de noviembre de 2017

2538- CASTILLO DE AMPUDIA.

Es sin duda el castillo más importante de la provincia de Palencia (España) y también el mejor conservado. La explicación viene dada por su fecha de construcción, entre los años 1461 y 1488 y a cargo del señor de Ayala y Salvatierra. No eran ya tiempos para la destrucción de castillos defensivos, a pesar de que hubo guerras y no pocas para dilucidar la propiedad del mismo. El año 1521 el conde de Salvatierra, hijo del constructor del Castillo de Ampudia, ya se había enfrentado a su propia madre por la posesión del castillo. Un tiempo después el conde apoyó la causa comunera y luchó contra las tropas del rey Carlos I de España y, aunque perdió la guerra y la posesión del castillo, el emperador lo devolvió a la familia a cambio de 20.000 ducados. A partir del siglo XVIII, ya en estado de abandono, el castillo siguió perteneciendo a la familia hasta la segunda mitad del siglo XX, cuando fue vendido por su última dueña la Condesa de la Granja.

Adquirido por el empresario Eugenio Fontaneda, éste lo restauró y acondicionó para dar cabida a su amplia colección de antigüedades y objetos de arte. El Castillo-Palacio de Ampudia es un ejemplo de arquitectura civil castellana, de planta trapezoidal y torreones en sus ángulos, con puente levadizo que salva el inexistente foso. El muro de barbacana que lo rodea está dotado de torres cilíndricas y escudo del Duque de Lerma sobre la puerta principal. La colección que albergan sus paredes se distribuye en seis salas. Arqueología (Edad del Bronce y época Romana); Arte Sacro (Pinturas, esculturas y mobiliario litúrgico); Juguetes de diferentes épocas; Armas y Aparatos musicales; Farmacia, Etnografía y Artes populares. Naturalmente, castillo y museo están abiertos al público.

RAFAEL FABREGAT

26 de noviembre de 2017

2537- MATERA.

Matera es la capital de la provincia italiana del mismo nombre, en la región de Basilicata. Está situada al sur de Italia y tiene algo más de 60.000 habitantes. Históricamente dedicados a la agricultura, desde hace un par de décadas sus habitantes tienen como principales ingresos la tapicería y el turismo. Matera está situada sobre un cañón que el río Gravina ha ido labrando desde los siglos de los siglos.

Sin embargo la principal curiosidad de esta ciudad italiana es que buena parte de su casco antiguo está embutido dentro de la roca caliza. Y no solo las casas, sino que también algunas de sus iglesias están excavadas en la roca. A este tipo de casas-cueva se las llama sassis y en 1993 fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Matera está habitada desde el Paleolítico aunque, como ciudad, fue fundada por los romanos en el siglo III a.C. y se le dio el nombre de Metheola. Conquistada por los lombardos en el año 664, entró a formar parte del Condado de Benevento. Las agradables temperaturas de las grutas hizo que éstas fueran ocupadas por benedictinos y ortodoxos griegos, que gozaban de la supremacía de los nuevos ocupantes de la ciudad.

En los siglos IX y X musulmanes, bizantinos y alemanes se disputaron la ciudad que finalmente fue dominada y destruida por el italiano Luis II el Joven. Tras la llegada de los normandos, a mediados del siglo XI, Matera fue regida por Guillermo Brazo de Hierro. Tras una época feudal, en el siglo XV fue dominada por el Reino de Aragón y entregada en feudo al conde Tramontano que la gestionó hasta 1514 cuando la población se rebeló y acabó con el conde. Poco duró la libertad de los Materanos ya que un siglo después se cedió a la Casa de Orsini, con parecidas prebendas. En 1806 fue conquistada por Napoleón Bonaparte. Desde 1927 la ciudad es capital de la provincia de Matera. Tras el final de la II Guerra Mundial, el particular modo de vida de las gentes de Matera llamó la atención de urbanistas y arquitectos que la dieron a conocer al resto del mundo.

Matera es conocida mundialmente por los sassi, cuevas trogloditas de miles de años de antiguedad. Buena parte de ellas son simples cuevas deshabitadas, cuyos techos son las calles de otras cuevas superpuestas. Otras han sido remodeladas y convertidas en verdaderas casas con todas las comodidades actuales y temperaturas apenas variables a lo largo del año. Ante la amenaza de derrumbes, la administración desalojó a los habitantes de las cuevas pero muchos de ellos regresaron y actualmente pueden presumir de habitar las mismas viviendas que ocuparon sus antepasados hace 9.000 años. La administración recibió ayuda europea para restaurar estos espacios y en la actualidad muchas de estas cuevas son bares, restaurantes, pubs e incluso hoteles. Su parecido exterior con zonas de Jerusalén ha atraído la atención de muchos cineastas.

Cisternas de agua, iglesias y monasterios, completan la oferta de todo lo que se puede visitar en Matera. Poco o muy poco es lo que podemos encontrar allí de una ciudad convencional. Viendo el éxito turístico de su ciudad, las autoridades incluso prohiben llevar a cabo construcciones que rompan un paisaje tan privilegiado y poco común.
Nominada para Capital Europea de la Cultura, quedó atrás la agricultura y los paños de Matera. Miles de turistas visitan esta antiquísima ciudad troglodita y se dejan allí sus buenos dineros todos los días del año, así que, ¿para qué cambiar nada?. Resulta curioso que hasta la década de 1980 la ciudad de Matera fuera citada en todos los textos como muestra de pobreza sin parangón, en una Italia económicamente poderosa, y que tres décadas después sea uno de los lugares turísticos más importantes de Italia.

RAFAEL FABREGAT